El enorme poder de las emociones sobre tu marca

Las emociones: el impulso que induce a la acción

Las emociones, las experiencias de los clientes, la satisfacción y la lealtad son conceptos que están adquiriendo una gran importancia desde la perspectiva empresarial.

La misma palabra emoción proviene del latín “emovere”, donde el prefijo “e” significa “hacia” y el verbo “movere” mover, “mover hacia o hacer mover”; es el impulso que induce a la acción.

Las emociones son reacciones afectivas intensas, que suponen un impulso a actuar, una condición psicológica y biológica de respuesta a ciertos estímulos internos o externos. De esta manera, podríamos decir que las emociones son sensaciones corporales, impulsos primarios que suceden de forma no intencional y se activan en nuestro sistema límbico, la parte más primitiva de nuestro cerebro y que compartimos con la gran mayoría de animales. Ya os contaré más sobre la estructura de nuestro querido cerebro y cómo funciona en otro artículo.

La conexión emocional con la marca

Para emocionar a los consumidores, la estimulación de los sentidos debe estar alineada con la identidad corporativa de la marca, reforzándola y generando diferenciación para deleitar la experiencia del cliente.   

Conocer a tus clientes en profundidad es indispensable para identificar las relaciones y percepciones que desarrollan a través de los diferentes sentidos que tu marca estimula y desde sus experiencias vitales.  

Para poder comprender las emociones de los consumidores para implementar estrategias de manera correcta en base a las mismas, es aconsejable:

  • Reconocer la situación de partida de tu marca.
  • Identificar las emociones de tus clientes.
  • Comprender cuáles son las causas de las emociones.
  • Aprovechar para gestionar las emociones en beneficio de tu marca.

Es vital que, como marca, recuerdes que cada interacción que las personas tienen con ella provoca algún tipo de emoción. Ya sea bueno, malo, feliz o triste, los sentimientos provocados por esas interacciones se asocian con la marca. Esto puede resultar en que tu cliente haga algunas preguntas muy importantes: ¿comprar o no comprar?, ¿volver o no volver?

También es fundamental reconocer que las necesidades, los deseos y las emociones de las personas cambian momento a momento en función de fuerzas externas. Una comprensión demasiado simplificada de las respuestas emocionales de las personas no es suficiente: como marca necesitas ver a tus clientes más allá de su “dinero” y responder a las complejidades de sus vidas.

¡No lo olvides!

Crear e implementar una estrategia de marketing experiencial, acorde a los valores y objetivos de la marca, es la llave de acceso al recuerdo de tus clientes. La clave es conseguir conectar de alguna manera, a través de las emociones, con tus clientes.

 

Cuéntanos sobre tu marca,
conectemos.

Sonrisa Marketing Inteligente © 2023 Todos los derechos reservados

WhatsApp chat